Con el Lago Khovsgol, para que mar?

Trip Start May 02, 2012
1
12
37
Trip End Ongoing


Loading Map
Map your own trip!
Map Options
Show trip route
Hide lines
shadow

Flag of Mongolia  , Hövsgöl,
Saturday, September 15, 2012

Con el corazón enamorado de los niños Tsaatan, con la poca ropa que tenemos toda sucia, los olores acumulados por falta de una ducha decente, tierra hasta en los oídos, y con una gran satisfacción por las conexiones y experiencias que acabamos de tener, nos devolvimos hacia Moron.

Esta vez nos quedamos en una casa de huéspedes que se llama Baigal's y dormimos en nuestro primer "ger", que son las casas tradicionales que usan en Asia Central. En términos sencillos son una estructura redonda, hecha con madera, forrada en felpa, y tienen una chimenea en toda la mitad que también sirve como estufa. Son muy fáciles de desbaratar y transportar así que se ajustan muy bien a la vida nómada que lleva la mayoría de la gente del campo. 

Por la noche después que se apaga la fogata, la temperatura baja bastante así que la mejor inversión que hicimos fue alquilar las bolsas de dormir. En el ger pagamos 8 dólares cada uno que curiosamente incluían desayuno (pan bien duro, huevos y te) pero no duchas. En caso de que bañarse sea parte de tus hábitos diarios, tienes que pagar 2 dólares adicionales por cada ducha. Sin entrar en detalles, hubo un par de días en que pagamos solo 8 dólares.

Hablando de temas menos personales, una de las cosas que queremos hacer mientras viajamos es voluntariados, así que fuimos al centro de información de Moron para ver si ellos sabían de alguna posibilidad. Resulta que ese mismo día había una reunión en un centro educativo que ofrece diferentes clases y programas gratis para que la comunidad aprenda ingles y nos dijeron que podíamos ir sin problema. Conocimos a la coordinadora, y a dos muchachos del Peace Corp que están haciendo voluntariado como profesores de inglés y nos recibieron muy bien (Peace Corp es un programa de voluntarios que empezó en 1960 en los Estados Unidos).

Uno de los proyectos en los que estaban trabajando esa semana, era el de crear diferente competencias entre las escuelas del pueblo, en diferente categorías como teatro y ortografía. La coordinadora nos dijo que la podíamos acompañar a visitar todas las escuelas para ver cómo iban con las competencias y ayudar en caso de que necesitaran algo. Entusiasmados, al otro día fuimos a varias escuelas y nos reunimos con los profesores de inglés. Una escuela nos pidió que fuéramos jueces en la competencia de ortografía y en la última escuela que visitamos, la profesora nos pidió que nos quedáramos para ayudarle con las obras de teatro de los muchachos de once grado. Tuvimos que improvisar diálogos de obras de teatro cortas para tres clases diferentes; lo primero que se nos ocurrió fue Los Tres Cerditos, Cenicienta, y Caperucita Roja. En los tableros de cada salón, echando memoria e inventando un poco, escribíamos nuestra propia versión de los diálogos, les ayudábamos con la pronunciación y después los muchachos hacían un par de ensayos en frente de nosotros.  Nos dimos cuenta que la versión de Caperucita Roja que le habían contado a Willy era una adaptación más suave en la que el lobo no se comía ni a la abuela ni a caperucita. Nos fuimos con mi versión porque tenía más acción.

Fueron solo un par de días por pocas horas pero poder estar en un salón de clases, trabajando en equipo y tener la oportunidad de ver, aunque superficialmente, el sistema educativo, fue una experiencia muy interesante. Una de las cosas que más me sorprendió, fue que con solo preguntar y tener un interés genuino, pudimos hacer algo que no todo los viajeros pueden hacer: ayudar y compartir con la comunidad que estábamos visitando de una forma diferente.

Ya terminada nuestra experiencia con las escuelas, empezamos a prepararnos para ir al lago Khovsgol, pero a la Tortuguita le dio un ataque de diarrea que nos hizo posponer el viaje. El señor de la casa de huéspedes, que era bien buena gente, apenas se dio cuenta que Willy andaba "direct tv", se apareció en el ger con una botella de vodka y una copa tamaño familiar. Me hizo acordar de mi tía Vilma: un aguardientico cura cualquier cosa! Sin tener que insistir mucho, me dio un trago a mí y después convenció a Willy para que se tomara DOS tragos triples con cara de cuadruples! No sabemos si fue por las pastas que se había tomado, por el aluminio que accidentalmente cayó adentro de la botella cuando la destapamos, o por el vodka mismo, pero al cabo de unos minutos mi Tortuguita se sentía mejor.

Ya recuperados nos encaminamos hacia el lago. Al mejor estilo mongol, fueron dos horas de espera para que la van rusa arrancara, y dos horas de camino hasta Khatgal, el pueblito más cercano al lago. Nos quedamos en un hostal que se llama Garage 24 y al día siguiente contratamos un carro que nos llevara hasta el lago. Caminamos toda la tarde a la orilla del lago hasta llegar al campamento de gers donde nos íbamos a quedar. 

El lago es inmenso, con agua cristalina y montañas y valles rodeándolo, pintando un paisaje espectacular que de verdad te hace pensar que Mongolia no necesita mar con semejante lago tan hermoso. Y para completar la grandeza, solo había un par de personas en todo el área. Como Mongolia se pone tan frio tan rápido y esto es en el norte del país, ya estábamos al final de la temporada turística. Y aunque nos quedamos con las ganas de hacer kayaking porque ya no los estaban retando, y de hacer algún tour en un barco porque ya todo estaba cerrado, también disfrutamos del lugar de una forma casi exclusiva.

Esa noche en nuestro campamento conocimos a una muchacha japonesa que lleva 4 años viajando! Si, 4 años! Hasta cuándo estaremos viajando nosotros? La muchacha estuvo en muchos países latinoamericanos pero le dio miedo ir a Colombia sola y ha recorrido un sinnúmero de países, incluyendo un año trabajando en Nueva Zelanda recogiendo frutas. Dice que va a Japón una vez al año para ver a su familia pero que ya no quiere volver a vivir allá porque trabajan demasiado y según ella no hay felicidad. Hemos escuchado que si viajas a Japón de vacaciones te encanta y si te quedas a vivir lo odias. Definitivamente esta en nuestra lista de países a visitar pero cuando tengamos más plata porque hay una cosa en la que no hay debate: es demasiado costoso!

El segundo día en el lago íbamos a caminar en las montañas pero estaba demasiado ventoso y frio y decidimos quedarnos descansando de la caminata del día anterior, comiendo fideos instantáneos y café instantáneo todo el día. Despues del descansito, empezamos la devuelta para la capital; del lago hacia Khatgal, de Khatgal a Moron y de Moron a UB.

Y como ya estarán familiarizados con el transporte de Mongolia podrán adivinar que nos esperaba. El bus de Moron a UB estaba programado para salir a las 2pm pero salió a las 4pm, lleno de borrachos y niños. Después de hora y media de camino paramos en un restaurante a comer mientras el chofer y otros hombres empezaron a bajar una de las llantas del bus; luego le sacaron una parte que parecía más bien importante. Todos terminamos de comer pero el bus todavía estaba desbaratado y siguió desbaratado por 3 horas más. Casi a las 9pm arrancamos otra vez. Uno de los borrachos que iba en el bus se acostó en el suelo del bus y empezó a tocarle la pierna a Willy. El chofer con el radio a todo volumen durante toda la noche y con las mismas canciones sonando cada hora y media. Curiosamente, el repertorio incluía canciones de Shakira, de Pitbull, de Katy Perry mezclado con música mongola.

Entre cajas, maletas y borrachos en el suelo no había espacio para estirar las piernas. Con el ruido del radio y las paradas frecuentes a vomitar y a orinar no pudimos pegar el ojo. La tortura mongola le llamamos nosotros. Ya habían pasado 20 horas desde que nos sentamos en el bus por primera vez cuando vimos con satisfacción los edificios que indicaban que finalmente habíamos llegado a UB. Suena un poco masoquista cuando decimos que llegamos con el trasero plancho, las piernas entumidas y trasnochados, pero todavía con ganas de arrancar para la siguiente aventura. Pero es que así es Mongolia; no es un país fácil pero tiene una forma muy especial de remunerar al viajero que llega esperando lo inesperado.
Slideshow Report as Spam

Comments

Michael on

eee casi que no se reportan, pero lo hicieron con toda jeje
bacanisimo lo del voluntariado muy afortunados de poder vivir todo esas experiencias.
Las fotos espectaculares como siempre
Y lo del vodka entonces si funcionaa waoo jeje
Los felicito, los admiro y los extraño muchoo.....
bendiciones

mun2
mun2 on

jejeje un poco "ocupados" ultimamente jejeje pero no se como hace esta berraca para acordarse tan bien de algunos detalles. el minivoluntariado estuvo bacano. y lo del vodka pues no se exactamente que parte del tratamiento fue el que surtio efecto (porque tome una cantidad de cosas) pero la idea de que el vodka que me tome unas horas antes de quedar curado es mi version favorita jiji
Tambien los extranamos mucho! Besos a la sobrinita!!!!

Laura on

Si ve Mi mama es muy sabia : un aguardientico cura cualquier cosa! Hay que hacerle caso de vez en cuando jajaja :P Super bacano todo, lo del voluntariado en las escuelas me encantoo me gustaria hacer eso algun dia SUPER bacano :D la experiencia debe ser increible! Lo q mas me hizo reir fue lo del borracho tocandole la pierna a Willy jajajaja que horror esos buses por aya :/ Me alegra que esten bien los quiero mucho :)

mun2
mun2 on

Si la tia Dorita, la abuela Doris y la tia Vilma tienen la misma sabiduria del senor en Mongolia! jajaja... lo del voluntareado estuvo muy chevere... vos podrias hacerlo con el ingles en una escuela en Colombia!!! :)

Add Comment

Use this image in your site

Copy and paste this html: