De aqui a Pekin!

Trip Start May 02, 2012
1
7
35
Trip End Ongoing


Loading Map
Map your own trip!
Map Options
Show trip route
Hide lines
shadow
Where I stayed
Qianmen Hostel Beijing
Read my review - 4/5 stars

Flag of China  ,
Sunday, August 12, 2012

Después de 9 horas en el tren, llegamos a la capital a las 7 de la mañana en punto! El sistema de tren en China es muy bueno y en nuestra experiencia muy puntual. Tienen diferentes tipos de trenes: unos muy rápidos y limpios, otros muy baratos. Con silla suave o dura, con cama o sin cama. Hay para todos los gustos y presupuestos. Beijing o mejor dicho Pekín, nos recibió con un día muy bonito, el único problema: no teníamos donde quedarnos. Resulta que varios CouchSurfers nos mandaron invitaciones para quedarnos con ellos pero a la hora de la hora ninguno salió con nada.


Sin destino fijo, abordamos el metro desde la estación del tren. No sabíamos para donde agarrar, así que decidimos bajarnos en una parte central y buscar un hostal.  Conseguimos un McDonald's y usamos la media hora de internet gratis que dan aquí para verificar si teníamos alguna respuesta de nuestros supuestos anfitriones, pero nada. Nos toco buscar en la guía por nuestro primer hostal. Llamamos a un par y estaban copados; por fin encontramos uno que quedaba cerca y tenia disponibilidad  pero mientras caminábamos hacia el lugar, encontramos otro más cerca; entramos y preguntamos y si tenían camas! La diferencia entre un hotel y un hostal es que básicamente uno paga por cama, no por cuarto. Un cuarto puede tener 4 camas o 10 o 20… entre más camas en el mismo cuarto más barato.  

La tortuguita se había quedado en hostales antes pero esta era mi primera vez, así que decidimos empezar con solo cuatro camas para ver cómo nos iba. Pagamos como 9 dólares por cama, por noche. Los baños y las duchas son compartidos también. La experiencia estuvo muy buena y se conoce mucha gente interesante con quien intercambias experiencias de viaje.    

La primera tarde recibimos un mensaje de Amy, una china que era nueva en CouchSurfing, y aunque no podía hospedarnos, nos quería conocer. Después de un par de mensajes coordinando la encontrada, abordamos un bus por unos 40 minutos hasta llegar a la parada donde nos reunimos con ella, su esposo y su hija de 8 años. Cuando nos saludamos nos abrazo como si fuéramos amigos desde hace mucho tiempo. Es increíble encontrar alguien al otro lado del mundo que no te conoce pero que puede hacerte sentir bienvenido en tierras extrañas.

Nos subimos al carro de ellos y ella manejo 10 minutos para llegar a un restaurante taiwanés. Este tipo de restaurantes que le llaman "olla caliente", tienen… hmmm… una olla caliente donde uno mismo cocina su comida. Primero escoges el caldo,  después el aderezo y ahí si empiezas a ordenar los ingredientes uno por uno. Nosotros estábamos como medio envolatados con el sistema, entonces dejamos que Amy ordenara por nosotros.  Mientras ella ordenaba ingrediente, tras ingrediente, tras ingrediente, nosotros preocupados por la cuenta. Pero para nuestra sorpresa ella pago todo y aunque insistimos en pagar la mitad, ella no nos dejo. En el restaurante hablamos de los planes que tienen de ir a Italia, nos recomendó varios lugares en Pekín, y al despedirnos nos dio un caja de te. Una vez más fuimos testigos de la amabilidad de la gente! 

Las primeras noches en el hostal compartimos el cuarto con Anna y Gula, unas islandesas que andaban viajando por el mundo también y con las que tuvimos muchas conversaciones interesantes acerca de Islandia, un país con solo 300,000 personas. Una de las noches que volvimos al hostal, Willy les preguntamos como les había ido y ellas nos dijeron que habían tenido un día muy interesante. Resulta que caminando cerca al hostal, unas muchachas chinas se les acercaron y empezaron a hablarles; cuando ellas dijeron que eran de Islandia, las chinitas sabían un poco sobre el país y como la mayoría de gente no sabe ni donde queda, ellas se conectaron inmediatamente. Las chinas sugirieron tomar algo en un sitio por ahí cerca, y las islandesas accedieron. Después de una cerveza y una taza de té, llego la cuenta. A ellas les correspondía pagar 600 RMB, que son como 100 dólares! Es una cantidad exorbitante por una cerveza y un té, en cualquier lugar del mundo y mucho más en China. Las muchachas pensaron que estaba caro, pero acababan de llegar a China y no estaban muy seguras de los precios; no había mucho que podían hacer. Así que pagaron y se quedaron con el sinsabor en la boca.

Mientras nos contaban la historia, yo ahí mismo me acorde de lo que nos habían dicho Nacho y Silvia y lo que advierten en el guía también: en los sitios turísticos de China hay que tener mucho cuidado con la gente local que es extremadamente amable, se te acerca hablando inglés, y diciendo que son estudiantes o profesores de inglés y solo quieren practicar  el idioma y ser tu “amigo”. Por lo general son muy entradores y saben un poco de todos los países para  hacerte sentir identificado. Después de un rato te invitan a tomarte un té a un sitio que escogen ellos, y cuando llega la cuenta: te dan en la cabeza con precios que están infladísimos.  Uno como no tiene ni idea de té, y no sabe ni de calidad ni precios, no tiene más alternativa que pagar. Es muy, muy común.  

Cuando les contamos a las muchachas que lo más probable es que habían sido víctimas de un robo pasivo sin saberlo, quedaron muy aburridas. Entre más hablamos del tema más inquietas se ponían. El sitio donde las llevaron a ellas quedaba solo a una cuadra del hostal y Willy y yo nos ofrecimos para servir de detectives. Eran como las 12 de la noche, y arrancamos los cuatro para este sitio que quedaba en un sótano. Willy y yo bajamos, y haciéndonos los turistas y preguntamos por el menú. Casi abrimos un menú que estaba en el mesón, pero la muchacha no nos dejo y empezó a buscar otro menú. Extraño. Después de buscar y rebuscar nos dio un menú que tenia los precios elevados pero no tanto como lo que habían pagado las islandesas.  

Nos hicimos los pendejos y salimos del sitio. Confirmado que le habían cobrado mucho mas de la cuenta a las muchachas. Al otro día nos pidieron el favor si las acompañábamos a pelear por la plata. Nosotros emocionados por la aventura y queriendo ayudarlas nos unimos a la causa.  Cuando llegamos, Anna les dijo que sabíamos lo que estaban haciendo y que ellas querían que les devolvieran el dinero. Después de un par de minutos de supuesta confusión por el idioma, la mesera accedió a devolver la mitad de lo que habían pagado. Ahora estábamos más que seguros que este sitio era una estafa completa.

Anna quería toda la plata. Insistimos pero la muchacha no quería ceder. Gula y yo fuimos al hostal a pedir el número de la policía mientras Willy y Anna seguían alegando en el bar. Cuando volvíamos note que había dos carros de policía en la calle. Le dije a la mesera que la policía estaba afuera y que la iba a llamar, ella me dijo desafiante que lo hiciera. El primer policía era un señor mayor y no hablaba inglés, sin mayor interés en lo que yo trataba de decirle me señaló otro carro de policía que estaba más adelante. Fui al segundo carro y había un policía joven que si hablaba inglés pero me dijo muy tranquilamente sin siquiera salir del carro que era imposible recuperar la plata porque ya ellas ya habían pagado.  Yo no podía creer la frescura del tipo, cuando veo a Willy y a las muchachas salir del sitio. Parece que llamaron al dueño del establecimiento y el accedió a devolverles 500RMB que son como 80 dólares. Al final los otros 20 dólares pagarían por lo que ellas en verdad consumieron.

Las muchachas muy agradecidas por la ayuda, nos invitaron a comer esa noche. Nuestra segunda comida gratis en Pekín! En broma les decíamos que no se fueran a gastar todo la plata que recuperamos en la comida con nosotros.

Ahora si volviendo a la ciudad, uno de los primeros días alquilamos un par de bicicletas y nos fuimos a montar alrededor de la Ciudad Prohibida, los parques y los hutongs que son unos callejones que hay en Pekín donde se puede observar la vida tradicional. Fue uno de mis días favoritos en Pekín. La ventaja de la bicicleta es que cubres bastante terreno, no te cansas tanto como si caminaras, y experimentas y observas bastante. 

Después decidimos ir a la Gran Muralla China. Escogimos ir a un área que se llama Jinshanling; el plan era el más costoso: 50 dólares por persona. Pero incluía transporte, entrada, desayuno y almuerzo y lo más importante era un área a la que no va tanta gente y además no lo llevan a uno de compras (muchos planes baratos te obligan a ir a fabricas de seda y artesanías para tentarte a comprar). El día estuvo espectacular, casi no había gente, y la construcción y el paisaje son increíbles. La muralla en realidad son varias “murallitas” que se empezaron a construir como 200 años antes de Cristo para proteger diferentes parte del imperio chino y se fueron uniendo formando lo que hoy llamamos La Gran Muralla China.

El otro plan que era “obligatorio” en Pekín es la Ciudad Prohibida. El día que decidimos ir estaba súper feo; en Shanghái y en Pekín se forma una mezcla entre neblina y contaminación que torna el cielo grisáceo, la luz del sol se opaca y la visibilidad es como de una cuadra. La contaminación es tanta que mucha gente anda con mascaras en la calle. Aparte del día que nos toco, había una cantidad de gente que no se alcanzan a imaginar. China tiene 1.300 millones de personas, de las cuales alrededor de 20 millones viven en Pekín y ese día parecía que 10 millones estaban en la Ciudad Prohibida! La gente nos empujaba, no nos dejaban ver nada. Mientras Willy compraba los tiquetes (10 dólares por persona), vi a una niña defecando en plena plaza! Si, leyeron bien.  Aquí la mayoría de niños no usan pañales sino que tienen una apertura en los pantalones y se acurrucan y hacen donde les agarre la urgencia. Según me explicaron, los padres calculan la hora de la “expulsada” dependiendo de la hora de la comida. Ahí les dejo la inquietud para que se ahorren la plática de los pañales y de paso eviten el desperdicio.

Bueno, con todo esto junto yo no disfrute el plan para nada. Willy si se metió en el cuento y dentro de lo que cabe se deleitó en la historia. La famosa Ciudad Prohibida es un palacio donde vivieron los emperadores de China por 500 años, tiempo durante el cual el pueblo no tenía acceso a estos edificios. Yo lo único que podía pensar era: cuanto nos faltara para llegar a la salida?

Ya casi al final de nuestra estadía en Pekín conseguimos una pareja de CouchSurfers chinos, Shuang and Hui. Los dos súper buena gente también, nos aconsejaron que hacer en los últimos días y nos dieron a probar durian. Una fruta que huele hediondo pero sabe delicioso y tiene la contextura como de helado. En la última noche a Willy se le acabo el desodorante y cuando le preguntamos a ella donde comprarlo, nunca había escuchado esa palabra, en China no usan desodorante! Al menos no es común. Ella estaba tan impresionada que nosotros necesitáramos una loción en los sobacos  como nosotros de que ellos no! Hablamos acerca del uso y el no uso de desodorante y todos los detalles como por una hora. Estuvo demasiado gracioso el intercambio cultural.

Bueno ahí los dejo, con más cuentos de higiene que de Pekín. Espero que les gusten las fotos; como siempre mi tortuguita se lleva todo el crédito por ellas.

Siguiente parada: Zhanjiakou!

My Review Of The Place I Stayed



Loading Reviews
Slideshow Report as Spam

Post your own travel photos for friends and family More Pictures

Comments

Michael on

como siempreee excelente las fotoosss..... Cada vez estas mas achinadita ya hasta te cortaste el pelooo :O jeje pere te ves hermosa igual.... Que h.. los del restaurante nonono....
Y despues de terminar de leer solo me queda una duda.. al fin la tortuguita compro desodorante??? jajajajaj Los quiero mucho los extraño se cuidan ps

Carivan Moreno on

Me alegra que todo les ha salido muy bien, y que el cambio de cultura no ha sido tan grave hasta el momento aparte del desodorante que eso hasta acá pasa con frecuencia. Ja jajaja Muy bueno el block, no les habia podido escribir porque tambien estaba de trasteo y acomodandome apenas otra vez,pero ahora si los seguire mas a menudo. Un abrazo

mun2
mun2 on

Michael, como asi que mas achinadita?? jajaja... Lo del pelo es para ahorrar shampoo!!! :-) Me cuesta acostumbrarme todavia...

La tortuguita no tenia mucho de donde escojer pero si consiguio desodorante... ahora el problema no es el desodorante sino la falta de agua!!! jajaja ya te contaremos! Abrazote!!

mun2
mun2 on

Ivan!!! Que chevere saludarte por estos lados!! Ahi vamos trabajandoles a las historias para compartir con todos y para despues recordarlas cuando se nos acabe el paseito! Esperamos que ya esten acomodados en Bogota y que todos los proyectos que emprendan les salga bien... saludos!!

Laura Ramos on

i really enjoyed this blog! laughed so much with the detective story and the no deodorant! no wonder...jajajaja im glad everything is going well...one of my favorite blogs and the pictures loved them! GREAT WALL OF CHINA= AWESOME! MISS YOU GUYS :)

LAURA RAMOS on

OH AND I FORGOT...YOU CUT YOUR HAIR!!!!!!!! IT LOOKS NICE :) LOVE YOU TWO LOVE BIRDS

mun2
mun2 on

Hey cuz! Glad you liked the blog!! We're having a great time and meeting tons of cool people... you're falling behind though, there are two more posts and I'm about to publish a new one! :) Yeah, the hair... I like it 'cause it's easier but when I see my pics with long hair I miss it! :D Love you!!

Add Comment

Use this image in your site

Copy and paste this html: