El día en que abandoné mi sociopatía. Especial...

Trip Start May 29, 2010
1
11
22
Trip End Jun 14, 2010


Loading Map
Map your own trip!
Map Options
Show trip route
Hide lines
shadow
Where I stayed
Rudolf Hotel (HI Hostel)

Flag of Finland  , Lapland,
Sunday, June 6, 2010

JYVASKYLA-ROVANIEMI (6 de junio de 2010)

No se como describir el día de ayer. Hasta Rovaniemi todo trascurrió con normalidad. Desayuné en el hostel de Jyvaskyla, hice el equipaje y encaminé las ruedas de mi moto hacia la famosa población de Rovaniemi. Su fama se debe a que es considerado el pueblo, el hogar de Santa Claus. Puede imaginarse uno la explotación turística que da el tema, parque temático de Santa Claus incluido.

Voy por la E-75, siempre por la E-75. Hace frío y la sensación al rodar es heladora. Cada parada para repostar es un pequeño premio. Cigarro, entrar un poco en calor. En ciertas ocasiones aprovecho la parada para además de lo anterior comer algo. Al menos no hay lluvia. Transcurre la ruta entre paraderas verdes y largas rectas flanquadas en numerosas ocasiones por enormes bosques de coníferas. Por ahora no hay problemas con los renos.

Sin mucho más que contar salvo el tema del frío ya mencionado, llego a Rovaniemi y voy directo al hostel Hotel Rudolf. Cuando llego al sitio, coño!!!, ¿Dónde está la recepción? No hay recepción en el Rudolf. Tienes que ir primero al Hotel Santa Calus a hacer el check in. Este hotel honesta lejos del hostel Rudolf pero no deja de ser extraño la forma de entrar en el Rudolf. A unos 600, 700 metros está el Santa Claus. Me dirijo allí y pregunto a la señorita de recepción lo del tema del Rudolf. Me informa y me hace el check in para el Rudolf. Con mi llave en mano cojo la moto y me voy al Rudolf otra vez. A todo esto, antes de ir al Santa Claus me encuentro con una huésped que entra como nerviosa y me digo, “esta seguro que sabe de que va todo esto”. Pregunto en inglés y de repente como balbuceando exclama “joder , se como se dice …” Coño, habla español. Le digo en perfecto español que no se preocupe que yo hablo español. La chica se alegra mucho. Tiene rasgos como no se … como árabes o indios yo le dije que me pareció persa … (se rió) no se definirlo con claridad … Habla con acento pero muy bien el castellano. El caso es que se llama Gabriela y nada de lo que había imaginado yo sirvió de nada. Es italiana, de Nápoles para más señas pero lleva viviendo en España desde hace 7 años. Me indica como hacer el check in y lo hago como he contado previamente.

El Rudolf es un hostel decente pero sus servicios dejan mucho que desear. Por ejemplo en el precio (43 euros/noche en mi caso, según parece depende de la habitación que te den … ) no se incluye desayuno, lo de no haber recepción es una mierda, no tiene internet. Por lo demás todo correcto.

Desde ese momento no nos volvimos a ver pero al bajar a fumar un cigarro, me la encuentro de nuevo y entablamos conversación. Aquí es cuando este día dejó de ser uno de mis días normales. Abandoné mi sociopatía por unas horas. Lo cierto es que en petit comité nunca he sido un sociópata.

Pasamos toda la tarde y gran parte de la noche juntos. Reconfortan este tipo de encuentros cuando la ruta es dura. Todo el mundo tiene una historia, o dos, o más. Historias llenas de humanidad, historias con sentido, historias que hacen que un día de dura ruta merezca la pena.

Ella conoce la ciudad como la palma de su mano. Se la ha recorrido a pié días atrás, después de venir de Nordkapp con un señor francés que está recorriendo el mundo sin pagar un duro (debe ser otra historia muy interesante).

A Gabriela se le ocurre hacer una barbacoa nocturna en una cabaña acondicionada para tal fin que ha descubierto la mañana anterior cerca del río-lago de la ciudad, en una zona verde (hay muchas). Nos pasamos por un supermercado y compramos salmón y un pollo adobado (o aliñado como dice ella). Antes de comprar tomamos un café tranquilamente. Por un euro nos daban un café y un bollo lo cual en este país, y más en Rovaniemi, es muy barato, os lo aseguro.

Charlamos, charlamos, compramos … Nos dirigimos a la cabaña. Allí hay leña y una pequeña parrilla. Preparamos el fuego. De repente llegan dos flipaos con una caja de cervezas. Dos jovencitos. Se sientan. Beben. Como no, acaban hablando con nosotros en un patético inglés por su parte. Son simpáticos pero un poco molestos. Más tarde se unen a la fiesta dos chicas y otros dos flipaos. Beben. Las chicas, más moderadas, hablan conmigo. Joder, me está entrando el mal rollo. Es todo como muy pesado. Ponen una infecta música en el móvil. Uno de los flipaos se pone tonto balbuceando inglés. Sólo pesado, no violento ni nada parecido. El caso es que al final se piran. Que alivio.

Llega un integrante de un circo que está en la ciudad. Va en bici y lleva una caña de pescar. Se para. Balbuce inglés. Simpático. Se marcha.

A todo esto nuestra cena se está haciendo lentamente con las brasas. Después avivamos el fuego pq hace u frío que pela. Pienso en la ruta de mañana pq anuncia lluvia y joder, me pongo malo de pensar en la lluvia con el frío. Se me nota. Gabriela me pregunta y tras la explicación me consuela y da ánimos.

Sigue la cena, las charlas, algún canutillo que otro. Todo tranquilo. El paisaje es bellísimo con la luz de medianoche y esos brillos sobre el agua del lago-río. Fotos. Damos de comer a las gaviotas. Charlas …

Al rato aparece una familia de indios de la India. Muy simpáticos y serviciales. Están de vacaciones. Charlamos un rato más o menos largo. Se despiden muy cordial y educadamente y se van. De nuevo nos quedamos solos los dos. Charla, cigarritos …

Sobre las 2:30 de la madrugada, con una luz de un atardecer cualquier en España, nos largamos para el hostel.

Como habíamos tomado prestados algunos utensilios de la cocina del hostel para la barbacoa, nos toca fregarlos pero no tardamos nada. Cigarrito y a dormir y tal …

Pienso que tan solo el día de hoy ya hace que merezca la pena el viaje. Esta tarde noche me ha llenado mucho.
Slideshow Report as Spam

Use this image in your site

Copy and paste this html: