La Sonrisa del Gran Espíritu: Winnipesaukee

Trip Start Aug 06, 2009
1
16
19
Trip End Aug 27, 2009


Loading Map
Map your own trip!
Map Options
Show trip route
Hide lines
shadow

Flag of United States  , New Hampshire
Sunday, August 23, 2009

Destino: New Hampshire; Lago Winnipesaukee; ciudad elegida: Wolfeboro.

El tiempo parece que no nos sonríe. Aunque por la mañana hacía un sol espléndido, las previsiones para la costa eran de lluvia así que nos hemos cogido el petate y nos hemos adentrado en el estado de New Hampshire. La probabilidad de lluvia era bastante menor y era lógico pensar que alejándonos de la costa, huiríamos del huracán Bill que está llegando desde Irlanda. Y puestos a elegir ¿por qué no un lago con un nombre tan bonito (pronunciado güinipesoki)? De las primeras cosas que nos encontramos con nombre indio. Winnipesaukee, "The Smile of the Great Spirit", "La Sonrisa del Gran Espíritu".

Durante el día de hoy hemos conocido una américa distinta. La américa del interior. Esa que una carretera divide un gran bosque de árboles altos, hay tiendas de venta de madera seca, casas de madera con jardín y banderita de los EEUU, niños cortando el cesped, postes de electricidad en los bordes de la carretera con los cables colgando (los palos también de madera, claro), señales que te advierten que un alce se puede cruzar en la carretera y pocas, pocas ciudades.

Wolfeboro es un pueblo más auténtico si cabe ya que parece un destino turístico de los años 60: tiendas de helados, niños con caras de inocentes atendiendo los restaurantes y heladerías, casas enormes, barquitas y barcas y una tranquilidad que se contagia con la respiración. Tras una breve vuelta por el pueblo (que se puede decir que tiene una calle), vamos a comer a un restaurante un poco alejado de la calle principal pero que tiene unas mesas al borde del lago que nos permiten ver a la gente en canoas, motos acuáticas y lanchas motoras. La comida nos la ameniza la camarera. Una chica jovencita con cara angelical y alma de rompetechos que cuando nos toma nota se le caen unos papeles. Y cuando me agacho a cogerlos no me riega con la jarra de agua de churro. Un buen chorro de agua cae en la alfombra justo al lado mío. Al rato, se le cae la bandeja (sin nada). Eso sí, con una sonrisa todo el rato que nos tenía en palmitas a los dos. Por cierto, prestad atención a la tarta que hemos compartido de postre... ¡calorías para todos!

Un rato después nos animamos a alquilar unos kayak para dar una vuelta por el lago. Nos acercamos a la tienda y nos dejan devolver el material después de su hora de cierre (las 5) simplemente dejandolo en un lugar que nos indican. Cuando nos estaban ayudando a colocarnos en el kayak mantenemos la siguiente conversación. "Probablemente os mojéis un poco" me dice la chica del alquiler. "¿Lloverá?" le preguntó yo. "No, no -me dice ella- pero al remar...". "Bah, no es problema..." le suelto como despedida con aire despreocupado. Afortunadamente habíamos tomado la precaución de llevar con nosotros el mínimo de equipamiento: las llaves del coche y la cartera (sin cámara de fotos por lo que os vais a tener que creer lo que os contamos a partir de ahora :)). Y digo afortunadamente porque efectivamente íbamos nosotros tranquilamente pantalones y tenis (y los trajes de baño en el coche) y con el movimiento de las palas te ibas mojando un poco.

El paseo en kayak (o canoa o moto acuática si se tienen más pelillas) es muy recomendable. Mientras hacíamos un poco de deporte íbamos descubriendo lo que ya intuíamos desde la carretera: casas enormes de madera con 3 plantas, mini-playa donde acaba el jardín, muelle propio para las barcas, lanchas motoras, zodiacs y motos acuáticas y, como no, la banderita correspondiente. Aquí la media de banderitas por casa sube 8.47 puntos...

Bordeamos parte del lago con un ritmo decente para unos inexpertos (bueno yo, que Jaione ya había probado antes), también en parte porque vamos viento a favor. El paseo es muy relajante, amenizado con las olitas que nos provocaban los demás, con las vistas de las islitas que había dentro del lago y un sol que ya empezaba a bajar entre las nubes que teníamos de telón. Cuando estamos volviendo, nos alegramos de la decisión porque al fondo se ve que vienen unas nubes negras que pueden tener lluvia... y mientras miramos a la lejanía.... empieza a llover... ¡¡mecagüenlaleche!!.... y nos empieza a entrar la risa floja porque el muelle al que tenemos que volver está bastante lejos, media hora más o menos... gotas, gotas y más gotas y estamos bastante calados...y seguimos remando... Seguimos riéndonos y dice Jaione "Pues yo voy a gusto así" con tono irónico... y en ese momento empieza a llover todavía más fuerte... nos teníais que ver: empapados, con las olas de las lanchas que volvían todas a la vez porque también se estaban mojando, remando con los brazos que ya se nos empezaban a cansar y pensando que luego teníamos que salir del agua (ya que más daba caerse en la orilla) e ir hasta el coche llenos de agua. Parece mentira pero nos lo hemos pasado como niños chicos jugando en el barro. Quizá era el lago. Quizá la "Sonrisa del Gran Espíritu"...

Al final hemos llegado al muelle, nos hemos bajado, hemos llevado las kayak al sitio que nos indicaron y nos hemos ido para el coche mientras la gente nos miraba (por cierto, ha parado de llover cuando salíamos del agua...). Algunos aterrorizados (¡que no lo vean mis hijos que les copian!), la mayoría riéndose en nuestra cara y nosotros... bueno, nosotros riéndonos también. Para que os vamos a engañar...

Con esas pintas hemos llegado al coche, nos hemos sacado unas fotos para inmortalizar el momento y nos hemos cambiado con la ropa que teníamos en el maletero. Íbamos monísimos en el coche. Jaione, bikini, pareo y jersey de botones. Yo, bañador, jersey y conduciendo descalzo. Aquí por lo menos aparcamos dentro de casa y no nos tienen que ver los vecinos :D

Rincón cervecero:
¡Cómo mola New Hampshire! Hoy 2 cervezas nuevas riquísimas:
 - Dogfish 60 minute. Parecida a la Old brown dog ale ya que tiene mucho cuerpo aunque el sabor es más de ale que de negra
 - Una cerveza riquísima con sabor a arándanos. Curioso porque era suave pero no era empalagosa. Muy buena elección también

Sector gatuno:
A estos gatos no les hacemos ni caso. El malote del otro día a veces nos pide entrar pero ni caso. Son muy bonitos pero no muy cariñosos. Así nos llevamos bien.
Slideshow Report as Spam

Comments

tonja_f
tonja_f on

I love it!!
Nothing better than a soaking wet kayak ride.. never believe someone when they say it isn't going to rain, especially when there is a hurricane off the coast! At least you had SOMETHING to change into!

Oh, I was doing some more research online about San Sebastian.. it seems I am going to gain some weight when I am there. I didn't realize how well known it was for it's food! Oh dear! :)

ibane-inigo
ibane-inigo on

Pasados por agua!
Anda q vosotros alejandoos del huracán y él q os persigue!!
Jaione ahí te he visto! al mal tiempo buena cara! tu pide q llueve más!! jeje! lo q me he reido!! Estoy segura q el gran Espiritu del lago tb se estaba partiendo! seguro!
y la camarera, pobrecita.. sería su primer día..

iba-jee
iba-jee on

SS food
Yes Tonja!
We were not joking when said you would gain some weight! :D Well, in fact, I think that 'our' food is not as rich as the one in US. I mean, we don´t hardly eat fast food, it is usually homemade, so it´s 'healthier' :) You don´t have to worry!

Add Comment

Use this image in your site

Copy and paste this html: