Lecciones aprendidas en Cape Cod

Trip Start Aug 06, 2009
1
11
19
Trip End Aug 27, 2009


Loading Map
Map your own trip!
Map Options
Show trip route
Hide lines
shadow

Flag of United States  , Massachusetts
Monday, August 17, 2009

Lección 1: Para gustos, "tipos de viaje". Lo que ha otro no le gusta (por ejemplo, Cape Cod) te puede encantar. Esto implica que lo que os recomendamos en este blog os puede parecer una pérdida de tiempo. No so fiéis de nosotros... :)
Lección 2: Cada sitio tiene su encanto y cada lugar tiene infinitas cosas para ver en infinitas formas.

Así pues, madrugamos un poco y nos ponemos rumbo a Cape Cod, una especie de cuerno que tiene Massachusetts y que ha sido "acusada" de frívola, turística y llena de gente. Con esas señas (gracias, Mikel) elegimos bien nuestro destino. Nos olvidamos de Provincetown - ciudad famosa por su comunidad gay y sus espectáculos con mucha "pluma" (nos va más la parte intelectual y desenfadada de Castro o Chueca)-, Hyannis- casa de veraneo de J. F. Kennedy- y nos hemos ido a la zona de Eastham, menos turística, con playas y excursiones para hacer en bici o a pié.

Aunque por el camino, hemos ido debatiendo dónde ir y qué hacer, nada más llegar visitamos el centro de información por si encontramos alguna pista extra. Al final, Cape Cod es un cuerno fino en el que sólo hay casi espacio para una carretera larga que lo domina (y que está llena de gasolineras y restaurantes) y a los lados playas y montes, ya que gran parte es un área natural reservada (National Seashore). Así, antes de comer vamos a visitar un molino y situamos las cosas. Para la comida, paramos en un restaurante que nos recomienda la guía, Friendly Fisherman, famoso por su "lobster roll" (algo así como sandwich de langosta, aunque así en castellano suena fatal). Lo acompañamos de unas limonadas y unas almejas fritas y.... ¡¡¡mmmm!!! Merece la pena probarlo.

Con la barriga llena, el plan es el siguiente: primero un paseo a pié y luego un rato a la playa. Nos acercamos a un camino de más o menos 1 hora andando... ¡pero debe ser en taca-taca o en silla para gordos! Porque parándonos para contemplar el paisaje, escapándonos un poco del camino y andando relajados tardamos poco más de media hora. El camino, eso sí, muy bonito. Al fondo el mar y una delgada línea de playa a la que solo se puede llegar andando. Junto a nosotros pequeños pantanos y agua del mar por la que van piraguas y la naturaleza nos regala poder contemplar a una garza bastante grandota desde bastante cerca. Al fin y al cabo, éramos casi los únicos en esa zona.

Después, nos vamos a la playa de....¡Marconi!... tras pagar 15$ llegamos a un parking pegado a la playa, descendemos unas escaleras de madera y ya estamos en la playa. Encontrar sitio es fácil: andamos 5 minutos por la orilla, dejamos atrás las escaleras de madera donde a su alrededor está todo el mundo y llegamos a una parte en la que no hay prácticamente nadie. El ambiente de la playa es genial: la gente totalmente equipada con tiendas de campaña, paravientos, supeneveras con ruedas, bodys... Os adjuntamos foto de un pobre hombre, a lo lejos, que iba tan cargado de cosas que iba totalmente agachado... ¡Que alguien tenga piedad de ese hombre!
Si algo son los americanos es profesionales. Si compiten en algo, siempre van a ganar. Como ejemplo, el castillo de playa que hicieron los niños a nuestro lado. Mirad las fotos. Precioso. ¡¡Pero es que tenían hasta palas que eran casi de obra!!

Por último, un regalito para nuestros sentidos. Después de la playa nos fuimos a uno de los pocos cines que quedan en los que ves la peli desde el coche. ¿os acordáis de las pelis antiguas? ¡Qué ilusión! Parecía la peli de Grease. ¡¡Qué bien nos lo pasamos!! Palomitas, limonada, el "pinganillo" colocado en la ventanilla del coche, los asientos perfectamente reclinados para la ocasión y..... ¡a disfrutar del espectáculo! La peli era Time Traveler's wife (algo así como la mujer del viajero del tiempo) y.... bueno....digamos que era más bonito el ambiente.... la peli iba sobre un hombre que tenía un desorden genético (¡?) por el que viajaba de vez en cuando en el tiempo. Pero no podía cambiar el curso de las cosas. Solamente que le tocase la lotería, visitar a la que sería su mujer mientras era una niña,.... mmmmmm.... bueno, como diría la lección nº1: para gustos, colores. La siguiente peli (ambas pelis en pack) era la última de Harry Potter pero ya era tarde (las 22:00) y teníamos 2 horas de vuelta en coche... y ya sabéis que a Jaione no le gusta verse en sus propias películas :D

Por eso os escribimos hoy este post. Hoy, martes, jornada de descanso en Boston. Hemos estado dando una vuelta por Chinatown y comiendo noodles y arroz en un sitio auténtico: Peach Farm. No os perdáis los mensajes de las galletas de la fortuna...

Jaione se ha ido hace un rato a hacerse la pedicura. Había un montón de locales por toda la ciudad y estaba de envidia. Así que aprovechando que teníamos una escuela de estética al lado de casa, se ha ido y se ha pintado las uñas de colores, le han dado un masajito y se ha venido tan contenta. Y encima no le han cobrado porque le han hecho esperar demasiado... :)

Hoy hace un calor terrible así que esperaremos un poquito más en casa y luego iremos al bar de la que viene a casa a darle la comida a los gatos (por fin le conocimos el otro día) y luego igual a alguna otra cervecería con su propia cerveza. Ya nos quedan poco días y quedan algunas por probar :)

No hay novedades en el rincón cervecero. Ayer fuimos sobre seguro y nos tomamos la Samuel Adams que cada día nos gusta más. Es buena señal que una cerveza tan popular tenga tanto cuerpo, al menos comparado con las cervezas de aquí. Hoy esperamos tener novedades para el rinón cervecero. Pero tendrán que esperar al siguiente post, que no sabremos si lo podremos escribir mañana por la noche ya que cogemos de nuevo el A6 y nos vamos a Rhode Island.
Slideshow Report as Spam

Use this image in your site

Copy and paste this html: