Día 9: San Francisco

Trip Start Apr 14, 2011
1
9
12
Trip End Apr 26, 2011


Loading Map
Map your own trip!
Map Options
Show trip route
Hide lines
shadow

Flag of United States  , California
Friday, April 22, 2011

"Hoy hemos dedicado el día a conocer ciertos barrios  de San Francisco. Otro desayuno americano que nos mantiene hasta la noche con un pequeño tentenpié. Andamos unas  "cuadras" por la misma zona de anoche hasta llegar a una caseta en donde tomamos un bono de transporte para todo el día. Luego a la parada de tranvía que nos va a llevar hasta Castro, a lo más alto de la ciudad en donde ondea la bandera multicolor del orgullo gay. El paseo en tranvía,  que  fue inventado precisanente en esta San Francisco, construida sobre colinas con calles muy empinadas y la consiguiente dificultad  para el transporte con coches de caballos, fue agradable y relajante. Pasamos por el barrio financiero, por Union Square con sus numerosos comercios y admiramos las elegantes casas victorianas tan emblemáticas de esta ciudad. 
Como decía, subimos hasta Castro, barrio en donde nació el movimiento de liberación gay y en el que habita  actualmente una numerosa comunidad de gays y lesbianas. Es un barrio de buen gusto con bellas y nada ostentosas casas victorianas rehabilitadas, bares, cafés y galerías de arte. Paseando llegamos a la misión Dolores, el edificio más antiguo de la ciudad, fundada por Fray Junípero Serra.  Antes los Sanchez Peiró hacen honor al cartel con su apellido. Como es Viernes Santo, la misión antigua está cerrada, solo vemos la fachada, pero la nueva construida al lado está muy concurrida por fieles que esperan la entrada de un sencillo paso de procesión.  Una sinagoga y una iglesia protestante le hacen la competencia a pocos metros.
Seguimos la calle Dolores, con casas victorianas de colores pastel y dos o tres pisos. En un único portal suele haber tres entradas  diferentes. Las cuestas arriba hacen honor a su nombre y duelen los gemelos, pero da gusto andar. Esta es una ciudad en donde se anda, se corre y se ven muchos skaters por las calles. Paseando llegamos a un bonito parque, Duboce,  en donde juegan varios perros con sus amos.  Pero no  es oro todo lo que reluce. Al parecer de noche esta idílica imagen se transforma en centro de venta de droga. Las calles están bastante vacías. Hay algunas casas francamente bonitas y con decoración muy original. Tomamos algo ligero en un Starbuck. Hay Wifi gratis, lo cual  es aquí poco frecuente, y está lleno. Nos sentamos en el exterior. La temperatura es fría pero agradable. Desde allí seguimos caminando por Church y tomamos Steiner, una larga avenida  que nos conduce hasta Alamo Square, un hermoso parque de hierba fresca, que invita a sentarse en ella. La vista desde allí es magnífica. Las sencillas casas victorianas de Castro han dejado lugar a lujosas mansiones, unas rehabilitadas y otras de nueva construcción en estilo Reina Ana, como las que se conocen por las cuatro hermanas en la calle Steiner.
Dejamos este tranquilo barrio residencial para coger un trolebús que nos lleva a  Hight Ashbury, el barrio del Flower Power en los sesenta y que sigue siendo uno de los menos convencionales de San Francisco. Tiendas caras al lado de otras de segunda mano, vintage, bares, restaurantes, todo con su toque hipi. Pero lo menos convencional son sus gentes. Peinados piercings, vestimentas estrafalarlas. Muchos mendigos, algunos,  como los caracoles, llevan su casa a cuestas. Los hay que dan mucha pena por sus expresiones tristes y otros que, por el contrario, parecen sentirse muy a gusto e incluso orgullosos de su situación. También mucha gente mayor  sola, con una soledad no sé si impuesta o deseada. Es la cara oscura de esta ciudad alegre y viva.
Otro trolebus nos conduce hasta Union Square, con sus comercios y sus edificios más altos. Me llama la atención que los jóvenes se levantan para ceder el asiento a las personas mayores. Yo llevo a mi lado a una anciana sonriente tocada con un gorro de lentejuelas con la bandera de los EEUU. La familia Sanchez Peiró conversa animadamente con un hispano. Aquí se habla tanto inglés como  español.
Bajamos en Market Street, que sigue siendo la arteria principal de la ciudad, y a pocos pasos está Union Square con centros comerciales como Sachs Quinta Avenida de N.Y. o Macy´s más popular, boutiques y hoteles. Es una parte de la ciudad muy concurrida. Allí volvemos a tomar el tranvía que nos conduce subiendo y bajando cuestas hasta la parada más cercana a nuestro hotel. La cola del tranvía es larga y subimos al tercero, aunque sin esperar mucho porque vienen rapidamente. Llama la atención que al llegar a final o principio de trayecto  el cambio de dirección se hace manualmente, es decir empujándolo para que se deslice sobre un semicircunferencia. Los asientos exteriores son los más codiciados y la familia Sanchez Peiró los prefiere a pesar del frío. Yo, por el contrario escogo el interior. Hay muchos turistas pero también locales, entre ellos dos señoras muy mayores, de color, impecablemente vestidas.
Y como estamos muy cansados, cenamos algo ligero en el hotel y nos vamos a la cama. Felices sueños."

La Abuela

Slideshow Report as Spam

Use this image in your site

Copy and paste this html: