En bus lechero a Córdoba

Trip Start Feb 26, 2007
1
21
25
Trip End Ongoing


Loading Map
Map your own trip!
Show trip route
Hide lines
shadow

Flag of Argentina  ,
Monday, October 1, 2007

 
Pensamos que al comprar dos tiquetes para el último bus con destino a Córdoba, habíamos sido afortunados. ´"el próximo sale hasta las 6 p.m" le habían dicho a Boris. Eran las 11 a.m. El viaje debía durar aproximadamente 8 horas, asi que calculamos que nuestro arribo a Cordoba sería alrededor de las 7 p.m. Pensamos, también (equivocadamente) que Córdoba quedaba en el recorrido de Mendoza hacia Buenos Aires. No sé por qué no se nos ocurrió mirar un mapa antes para darnos cuenta que el bus tendría que desviarse de su camino varios kilómetros para subir hacia otro departamento, y que una vez en Córdoba, tendríamos que hacer otras 10 horas hacia Buenos Aires. A las 11 y 30 llegó nuestro bus TAC-TUC. No se veía mal. Ahora entiendo que los 74 pesos argentinos que pagamos, significaban muy poco dinero y un viaje largo y penoso. Salimos entusiasmados, esperanzados en que el televisor en frente de nosotros se encendiera en cualquier momento. Nunca ocurrió. Peor aún, el bus empezó su recorrido deteniéndose en cada pueblo para dejar y recoger pasajeros nuevos, haciendo que el recorrido nunca terminara y pareciera cada vez más eterno. Un pueblo trás otro. Y otro más. Y otro más. Empezó a parecer pesadilla. Lo más enloquecedor de todo: el paisaje por la ventana. En 10 horas el único cambio que presenciaron nuestros ojos, fue el del cielo tornándose oscuro. Mirar hacia afuera del bus era tan frustrante como tratar de cerrar los ojos para dormir, porque apenas lograbas quedarte dormido, te despertaban los gritos de una bebé cuyos alaridos estaban sincronizados con la caida de los párpados vencidos. Pero finalmente sucedió. Llegamos a Córdoba alrededor de las 10 p.m. Bajamos del bus cruzando los dedos para que hubiera algun señor o señora con un flier de un hostal esperándonos con su carro parqueado justo afuera del terminal.




Nadie se nos acercó a ofrecer sus servicios de hospedaje. Eran las 10 y 30 p.m, un viernes en la noche y no teníamos idea a donde ir.
En un computador sin teclado, puesto específicamente para que los turistas pudieran encontrar información útil acerca de Córdoba, encontramos una lista de hostales. Rapidamente anoté dos o tres  e hice unas llamadas telefónicas averiguando costos. los 3 primeros estaban todos llenos. El último, Hostal Jóven, nos reservó una habitación con cama doble a buen precio. Llegamos y la sóla ubicación del hostal, y la fachada nos dieron escalofríos. En plena avenida, en un pedazo de forma triangular, como una isla flotando en medio de la autopista, el hostal Joven había construido sus paredes. Timbramos porque no teníamos opción y Victor se asomó desde el balcón. Su homosexualidad desbordante y en extremo generosa nos saludó "los colombianos??" Bienvenidos!. Subimos las maletas, nos sentamos en un sofa y nos tomamos un te caliente que nos ofreció Victor amablemente. En seguida empezamos a ver muchachos por todas partes: en el computador, en la sala, llegando, saliendo del hostal, y yo, la única mujer en todo el
edificio. Dejamos las maletas y salimos a buscar algun lugar donde comer. Nos recomendaron una pizzeria a la piedra: DISOLITO. Un lugar muy agradable y con unas pizzas deliciosas. Despues de la pizza volvimos al Hostal Joven con ganas de dormir. Apenas cerramos la puerta del cuarto oímos que encendían un equipo de sonido y ponían el volúmen al máximo. La noche estaba apenas comenzando... 
Slideshow Report as Spam

Use this image in your site

Copy and paste this html: